Lapondé y su Nueva enjundia: jarana criolla en clave de rock.

Escribe Franco Martínez

Es agradable notar como los artistas locales se compenetran cada vez más con los sonidos y ritmos tradicionales de nuestra tierra, siendo la música criolla un caso muy especial. Por un lado tenemos grupos que la emplearon de base para innovaciones su propuesta, como fue el caso de Tourista con Gato por liebre, hasta cantautores que la han reinterpretado de un modo más sutil, pero igualmente poderoso, como es el caso de La Lá y Selva negra.

A pesar de estos rumbos que ha tomado el género en la escena actual, también es importante destacar aquellos actos que lo han rescatado e incorporado a su sonido, pero en un estado mucho más puro. Este es el caso de Lapondé, joven banda del colectivo Papita Cocktail que ha lanzado recientemente su disco debut Nueva enjundia. Ocho canciones de un estilo que la agrupación se enorgullece en denominar ‘rock acriollado’.

El tema inicial, homónimo del álbum, refleja muy bien la propuesta de Lapondé en los dos minutos que dura. Siguen las canciones más conocidas del grupo: Agua y nieve y La última jarana, ambas lanzadas previamente como promoción del disco. Aquí llega el primer punto a favor de la banda: un buen acople entre la guitarra acústica y las percusiones tradicionales, por un lado, y la guitarra eléctrica y batería, por el otro.

laponde15.jpg

 

Las letras también destacan por tratarse de versos con un marcado tono poético, a veces romántico o nostálgico. Así, en cada track se siente un tránsito constante entre la tradición y la modernidad, entre los sonidos acústicos y eléctricos. Un cambio que en ciertos casos puede sentirse demasiado brusco. Pese a todo, es agradable saber que los músicos conocen y respetan al género, lo que se traduce en arreglos espontáneos, nunca forzados.

Hortensias es una canción que puede empezar a sonar repetitiva por su estructura y tiempo de duración, pese al protagonismo de voces, guitarras y el uso de palmas para resaltar su matiz criollo. El siguiente track, Valentina, destaca más por sus pasajes acústicos más puritanos y una notoria presencia del cajón, pero las explosiones de guitarra eléctrica y batería ya no sorprenden en lo absoluto.

El último tema que sorprende es Alturas, con una transición entre el pop rock y la música criolla. En los dos últimos temas, Amorfino y Vieja comarca, la sorpresa inicial se ha diluido por completo. No hay más novedades en la propuesta del grupo, solo resultan ser temas iguales a todos los ya escuchados. Y tenemos aquí el punto más débil de su propuesta: es bastante limitada y termina quemándose bastante rápido.

Lapondé tiene un sonido prometedor y este disco representa un primer paso necesario para posicionarse entre tantos grupos de rock fusión que han saturado los escenarios limeños. Sin embargo, con Nueva enjundia también se han puesto una valla propia que más les valdría romper en lanzamientos posteriores. Es vital que pulan más su peculiar sonido, si no quieren arriesgarse a dejarlo solo en una fórmula simple y repetitiva.

Nueva Enjundia

Lapondé

Rock Acriollado

Independiente (Perú) 2016

Valoración: 7/10

 

Puedes escuchar el disco aquí:

deformamusic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s